Una decena de niños y niñas, han hecho su primera comunión el 5 de mayo de 2019.

Después de uno o dos años participando en la catequesis para la primera comunión, llegó el esperado día.

Han sido intensos estos años en preparación y en horarios añadidos a la jornada escolar o laboral, porque también los papás han tenido que asistir a charlas e información para que la participación en el sacramento sea una experiencia sentida en lo más hondo y vivida en el propio quehacer de cada jornada.

Los tiempos transcurridos con las catequistas y con los mismos amigos y amigas, compañeros en tareas y juegos, se han ido llenando devivencias profundas; todo para que no sea una pura ceremonia sino que se constituya en sentimiento que se vive y ahonda en los cotidiano.

Aprendizajes, convivencias, experiencias intensas y personales que se han ido acumulando hasta constituir un sacramento de Jesús: quien come de este pan vivirá para siempre.

A lo largo de los años escolares -ocho años más- se seguirá fomentando y participando en el sacramento en los momentos litúrgicos más señalados; así la “primera comunión” será el comienzo de otros tantos gestos y participaciones para que crezca niño o niña en su compromiso de fe.

¡Enhorabuena a padres y niños, a catequistas, a cuantos han contribuido en que todas las tareas!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies